viernes, 26 de marzo de 2010

Genios olvidados 2: Hedy Lamarr

Saludos yusterian@s:

Como segunda entrega de esta sección que abrí hace unos meses y de la que, aunque no lo parezca, no me he olvidado, voy a hablaros de otra de esas personas que han hecho grandes aportaciones en la historia de la ciencia y de la que poco o nada se sabe a nivel general. La protagonista del post, además, tuvo durante su vida episodios dramáticos y alguno digno de una película de aventuras, al igual que
Alan Turing... parece que hay pocos genios con vidas "normales".

Se trata de
Hedwig Eva María Kiesler, nacida en 1914, cuyo nombre artístico fue Hedy Lamarr, en honor a una antigua amante de Louis B. Mayer, de la Metro Goldwyn Mayer, que la acogió y protegió en un momento determinante de su vida que contaré más adelante.

Esta mujer de origen austriaco es una de las leyendas de
Hollywood, donde fue conocida como "la mujer más hermosa de las películas", y quedará en el recuerdo de los cinéfilos sobre todo por su papel en "Sansón y Dalila" (1949). Hija de un banquero judío, superdotada a ojos de sus profesores, a los 16 años inició sus estudios de ingeniería, que aparcó 3 años después por su vocación artística. Tras hacer sus pinitos en teatro, actuó en la película checa "Éxtasis", en la que apareció durante una escena totalmente desnuda, siendo con ello la primera mujer de la historia en hacerlo en una película comercial. Por este hecho, su padre la retiró del séptimo arte y la forzó a contraer matrimonio con un industrial pronazi llamado Friedrich Mandl. Durante 4 años convivió con su extremadamente celoso marido, que la obligaba a acompañarle a todos sus actos con la élite nazi sin quitarle el ojo de encima, día y noche... etapa que ella misma no dudó en calificar como una verdadera "esclavitud". En todo ese tiempo, aprovechó para retomar sus estudios y de paso... recopilar información acerca de todos los contactos de su esposo y el estado de la tecnología armamentística y de comunicaciones que albergaban... datos que la inteligencia estadounidense se encargó de aprovechar poco después.

Un buen día,
Hedy se hartó de ser el florero del Sr. Mandl y escapó del domicilio conyugal con ayuda de su asistenta... con la que al parecer había llegado a tener algo más que una bonita amistad, huyendo a París, luego a Londres y por último a EEUU, donde encontró a su mecenas, el Sr. Mayer anteriormente citado. De la mano del mismo, reanudó su carrera como actriz, en la cual no tuvo la mejor de las suertes al elegir guiones y rechazó ni más ni menos que protagonizar Casablanca... uno de los pocos errores que nunca se perdonó. Dedicó más de 17 años a la gran pantalla, pero lo compatibilizó con sus estudios de telecomunicaciones en la ayuda al gobierno estadounidense.

Uno de los problemas militares en aquella época era la fragilidad de las
comunicaciones por radio, puesto que los enemigos podían escucharte si encontraban tu canal e incluso localizarte si triangulaban la posición desde la que se realizaban las transmisiones, lo que hacía más entretenida de lo normal la vida de los espías y paralizó el desarrollo de los misiles teledirigidos. Para solucionarlo, Hedy y George Anthail (un amigo compositor) idearon un sistema de comunicaciones secreto, cuya patente se puede consultar en Google patents, que se basaba en un salto continuo de frecuencias que permitía que la señal de radio fuera interceptada fácilmente. Dicho sistema resultó ser una versión embrionaria del sistema llamado de espectro ensanchado, y en él se basaron los ingenieros de los años 90 cuando se les presentó la problemática de conectar inalámbricamente varios equipos a una red informática.

De esta forma, todas las tecnologías inalámbricas que utilizamos diariamente en la actualidad, como
WIFI, 3G o Bluetooth, se basan en el cambio aleatorio de canal y deben su desarrollo en gran parte a la espléndida mente de esta inventora, que escapó de las manos de un nazi déspota, para quedar en la historia del cine, ayudar a la victoria aliada de la II Guerra Mundial y de paso revolucionar los sistemas de telecomunicaciones digitales que aún utilizamos en las postrimerías de la primera década del siglo XXI.

Falleció hace poco más de 10 años, en enero de 2000, en Florida. Sirva este post como pequeño homenaje para la que me ha parecido una de las mujeres más fascinantes de la historia reciente.

Como despedida una de sus citas célebres: "Cualquier chica puede ser
glamurosa... lo único que tienes que hacer es quedarte quieta y parecer estúpida" (¡menos mal que no lo quisiste ser!)

P.D: Por lo visto,
Rachel Weisz protagonizará "Face Value", biopic de Hedy Lamarr.

4 comentarios:

Iván dijo...

Que caro salia por aquel entonces enseñar una mameya publicamente.... jajaja menuda artista oiga!

D. Yuste dijo...

Pues sí... así tuvo una excusa el padre para retirarla, que además como era judío pensaría: "le doy a mi hija, que está de buen ver, al joputa nazi éste... y lo mismo, a unas malas, me libro de la cámara de gas..."

Iván dijo...

Te das cuenta no? me metiste presion ayer y en un dia dos entradas nuevas jajaja

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.